sábado, 21 de junio de 2008

A conciliación en Coltejer hacen llamado actores del sector textilero

Mañana es un día decisivo para la compañía: desde las 4 de la tarde se define el futuro de la textilera en una crucial reunión entre trabajadores y directivas.
De no llegarse a un acuerdo quedan en el limbo los intereses de los 2.813 pensionados y 2.257 trabajadores que actualmente laboran de forma directa con la empresa, además de los cerca de 5.000 que lo hacen de forma indirecta.Para el director de la Andi, seccional Antioquia, Alberto Echevarria, lo más preocupante de la situación es que hace 15 días, 95 por ciento de los trabajadores había manifestado su intención de capitalizar las acreencias laborales y pasar a ser accionistas con 65 por ciento, debido a que no habría quien pagara el pasivo pensional, poniendo en riesgo los activos de la empresa.Una posible liquidación de la compañía afectaría la cadena productiva ya que tanto proveedores, como distribuidores, diseñadores y productores de algodón sentirían el impacto en una significativa reducción de la producción.El promotor del acuerdo de reestructuración de la firma, Alberto Isaza Upegui, afirmó que si no se logra el acuerdo para resolver las condiciones establecidas por el inversionista mexicano interesado (La compañía Kaltex) se recurriría a la liquidación de la firma mediante lo establecido en la Ley 1116 de 2006. Esos requisitos principalmente se concentran en la cancelación de la convención colectiva. Coltejer representa 10 por ciento del total de las ventas del sector. En 2007, los ingresos operacionales de la firma fueron 280.112 millones de pesos, mientras que en el primer trimestre de este año sumaron 43.478 millones de pesos. Esta cifra representa 90 por ciento menos que las registradas en el mismo lapso del año anterior cuando llegaron a 82.508 millones de pesos.Los pasivos totales ascendieron a 539.116 millones de pesos de los cuales 166.389 millones de pesos corresponden a deudas de la Ley 550. Coltejer tiene una participación significativa en la producción de índigo en el país. Junto con Fabricato representan 30 por ciento. En este momento Colombia importa 70 por ciento de este material de países como Mexico, China y Brasil. Según el presidente de la Asociación Colombiana de Productores Textiles (Ascoltex), Ivan Amaya, aunque la empresa ya no tenga una participación importante dentro de las ganancias del sector, su pérdida es lamentable para la industria colombiana ya que es una insignia de los textiles del país, pero, a su juicio, lo más preocupante del asunto es qué va a pasar con los jubilados de la empresa.Sin embargo, hay quienes piensan que el panorama no es tan negativo. La directora del Cluster Textil, Confección, Diseño y Moda de la Cámara de Comercio de Medellín, Luz Eugenia Botero, por ejemplo, dijo que el futuro no es tan negro como se vislumbra si se logra un acuerdo ya que se debe mantener el optimismo y reconocer que la negociación está pasando por un momento difícil, que no significa el cierre total de las funciones de la compañía. Igual lo ve el Director de la Cámara de Algodón, Fibras, Textiles y Confecciones de la Andi, Carlos Eduardo Botero, quien manifestó que el cierre de Coltejer no es cierto completamente, sino que lo que sucede es que la compañía consiguió un socio estratégico que la ayudará a salir de la crisis."En realidad lo que va a ocurrir es que el gerente liquidador va a vender los activos a la firma mexicana Kaltex, para que de está manera la factoría comience nuevamente a laborar sin las cargas prestacionales que tiene actualmente, lo que significa que en el punto de vista industrial no existe ninguna pérdida", dijo.Los sindicatos de la compañía insisten en que no cederán la convención laboral y tampoco dejarán que la textilera empiece en cero kilómetros.La liquidación no es otra cosa que el acta de defunción de la empresa. Juristas expertos en el tema resaltan que el objetivo de un proceso como este consiste en volver líquidos los activos, para proceder a pagar las deudas o acreencias que tiene la organización.