sábado, 21 de junio de 2008

Confecciones. Enfrentan amenaza del contrabando

La revaluación, el contrabando y la demora en la aprobación del TLC con Estados Unidos se constituyen en los factores adversos que enfrenta el sector confeccionista, a pesar de que las cifras del año anterior evidencia un crecimiento de 42,2 por ciento que representa 518 millones de dólares.Según la opinión de empresarios de esta industria, los retos que debe enfrentar el sector son precisamente estos que los afectan de forma negativa y en los cuales consideran que el Gobierno debe intervenir. Uno de estos factores tiene que ver con el contrabando proveniente de China, que llega a precios con los que los textiles colombianos no pueden competir. Para el gerente General de CP Company, Jader Zuleta, la situación del sector es delicada ya que se encuentra débil por el período de recesión que evidencian las ventas debido a que el consumo interno se ha debilitado por que las prendas de vestir no son un producto de primera necesidad para los compradores. Por está razón, realiza una permanente promoción de los productos, sin embargo, no ha sido suficiente para incrementar la comercialización.Durante el año anterior, el comportamiento del sector fue positivo, pero este año ha tenido un retroceso cercano a 3,5 por ciento en la comercialización por debajo de lo esperado.Para encontrar una solución a esta coyuntura, los empresarios han decidido incursionar en mercados como Centroamérica, Estados Unidos y el Caribe. El objetivo es, además, hacerle frente a la situación política que se vive con Ecuador y Venezuela. Para Oswaldo Arrollave, gerente de Confecciones punto 100, la reevaluación y el aumento de precios de materias primas y de insumos, han afectado, ya que las prendas se están vendiendo al público casi a costo de pérdida por la competencia que existe con productos que han ingresado al país sin aranceles. Este es el caso de la ropa proveniente de China, que a pesar de que el consumidor sabe que no ofrece la misma calidad decide adquirirla por precio. Los industriales creen que es necesario que el Gobierno intervenga con mayores controles y permitir el acceso a créditos blandos de bajo interés para de esta manera poder ayudar a los productores nacionales", concluye Arrollave.Para Andres Redondo, gerente de Confecciones Litoryni G & C, por su parte, los precios de la fabricación, insumos, mano de obra y la calidad de las prendas, no pueden entrar a competir con los precios de los productos chinos. Evidencia de esto es la baja producción de parte de las empresas para evitar mayores pérdidas. Consideran que para que se pueda competir es necesario que cuando sea aprobado el TLC se tengan garantías y mecanismos de control fuertes para el sector confeccionista de Colombia para permitir que los productores compitan con Estados Unidos", concluye Redondo. La buena noticia de los avances que ha tenido la negociación con Estados Unidos, ha dado un respiro a los empresarios ya que esto va a permitir que la producción aumente-, indicó el presidente del consejo directivo de Inexmoda, Guillermo Valencia.