lunes, 21 de julio de 2008

MODA PRIMAVERA Colombia ahora se viste de Oriente

Por: Ángela María Calderón
Especial para EL NUEVO SIGLO

TENDENCIAS. La moda en este segundo trimestre del año se impone con el uso de estampados orientales y tonalidades ácidas
La primavera a nivel mundial, es una estación que se encuentra entre el invierno y el verano, razón por la cual no hace ni frió ni calor. Los diseñadores, por ello, se enfocan en sacar nuevos diseños para esta época del año.
Para saber qué usar en esta época templada del año hablamos con aquellos diseñadores que estrenan colección para que nos orienten sobre qué usar y qué no en esta temporada.
Para la temporada primavera-verano 2006, los diseñadores han presentado en las pasarelas europeas, sus propuestas de ropa muy elegante pero a la vez sumamente práctica.
Este es el caso de la diseñadora Margarita Trujillo, quien en esta temporada expone una propuesta llena de colores ácidos y post-modernos que recuerdan los años 70.
Según la diseñadora, esta temporada estará llena de color y dejarán de usarse los tonos grises que son clásicos de las temporadas de invierno.
Las propuestas que predominan en los diseños de Andrea Castaño, están pensadas para vestir de forma sensual y romántica con diseños llenos de encaje y costuras delicadas que evocan el romanticismo del siglo XIX.
Según Castaño, “vienen mucho en boga los conjuntos clásicos y con aires marineros, en textiles como el lino, la seda y el algodón”. Por esta razón, enfocó sus diseños hacia el uso de estas tendencias.
Pero Trujillo opina que “el color viene en tonos intensos y llamativos, predominando los cafés, naranjas, morados, verdes y azules, sin olvidarse de los estampados”. Pero no hay que olvidarse que las tendencias del comienzo del año se mantienen en esta temporada en lo que mantendrá el uso de los blancos inmaculados y los tonos pastel.
También se mantendrá el uso de pantalones entubados encogidos, faldas encima o abajo de la rodilla y ausencia de puños en las blusas, como también el repetido uso de blusas de tirantes y mangas tres cuartos.
En cuanto a telas se presenta el uso de texturas suaves como la piel de un durazno acariciando el cuerpo, pero también toques de toalla, algodón, arrugados y craquelados.
El concepto del Ying y el Yang reaparece en siluetas de chaquetas con cuello tipo Mao, en botonaduras diagonales o cheosang, en camisas y faldas cruzadas. Las mangas se llevan sin puño y cuadradas, los pantalones rectos y a veces en negros gamuzados.
El satín se apodera del día y de la noche esta temporada, así como los colores rojo, negro y blanco; los vestidos con estampados grandes enmarcan la cintura y entalla las blusas. Cinturones, riatas y cordones amarran los trajes, faldas y pantalones que muchas veces son prolongaciones de la propia prenda, resalta la diseñadora Ana María López.
“Como novedad para esta época del año, entran los patchwork con apariencia de retazos y los variados, tranquilos, suaves y transparentes, colores que evocan la primavera”, señaló Trujillo.
Así mismo, se ven presentes en las prendas el uso de los estampados de hojas de bambú. Particularmente en los satines y las transparencias. Los kimonos estarán presentes en este segundo trimestre del año, como también se verán mucho estampados de porcelanas chinas, particularmente en los tejidos de punto.

Moda masculina de la temporada

Las rayas no sólo están de moda en el segmento femenino, también en el masculino, donde cobran vigencia las de tipo colchón. La novedad son las líneas preteñidas o estampadas, en contraste de color y fondos blancos. La camisería se torna ajustada al cuerpo, con cuellos y puños anchos que se llevan abiertos.
La paleta varonil tiene colores claros y naturales, desde el crudo hasta llegar al café, sin restar importancia a los grises.
Otros se atreven a usar la tendencia Cadetes Urbanos, basada en la influencia de las prendas militares de campaña, de paracaidistas, pilotos de combate, mecánicos, bomberos. Chaquetas bomber jacket, overoles con grandes bolsillos, tiras manipulables, cremalleras metálicas, costuras reforzadas, bloques de color y mangas, cuellos y puños trabajados en tejidos rectilíneos.

Entre telas

En la línea más informal se verán diversas texturas, colores, fondos y bases. El satín marca la pauta de la tendencia oriental.
Vuelven los camuflajes.
Las mallas aparecerán como complemento.
Las texturas livianas y brillantes tipo paracaídas estarán 'in'.
Así como las bases arrugadas, impermeables, con efectos satinados y toque sedoso.
Las telas de alta tecnología, las bases con toques algodonados y los gamuzados se imponen.
El tejido de punto, las transparencias y telas con mezclas de nylon también marcarán la pauta.