jueves, 18 de febrero de 2010

ENTRE EL ROMANTICISMO Y LOS MUEBLES CLÁSICOS La habitación infantil: un viaje a la magia y color

La distribución adecuada de los espacios es clave para que el niño se sienta seguro, abrigado y sobre todo, libre para correr y jugar

EL RETORNO de lo romántico en la decoración de los cuartos de los niños se manifiesta en el uso de muebles tradicionales con toques contemporáneos, que contrastan con los juguetes y accesorios modernos.

El tamaño de la habitación no es importante, lo que hay que tener en cuenta es la utilidad que tienen los muebles y la distribución de los mismos. Para esto es necesario determinar las cuatro actividades que realizan los niños en el momento de organizar la habitación: jugar, dormir, estudiar y almacenar sus juguetes.

Esta distribución debe realizarse con divisiones sutiles entre los espacios y los muebles de la habitación. Para el piso pueden utilizarse tapetes didácticos que determinen el espacio; en cuanto a las paredes se sugiere que sean de un solo tono para que contraste con el colorido del tapete y se sugieren diferentes grados de iluminación.

Para el rincón de juegos es recomendable tener aquellos elementos que el niño utiliza para divertirse a diario y por ello es importante saber cuál es su actividad favorita para así poderlo amoblar de una manera adecuada. Por ejemplo, si una de sus aficiones es leer, se le debe acondicionar una silla cómoda y una buena lámpara. Si su actividad favorita es jugar con carritos, debe adecuarse un espacio donde pueda moverse libremente y una superficie lisa para que de rienda suelta a su imaginación.

Para las niñas, se puede decorar el espacio de juegos con unos cojines en el suelo y un sofá pequeño tapizado en tonos pastel, que sea resistente y fácil de limpiar, para crear una pequeña sala.

En el caso del área de descanso de la habitación, que se encuentra definida por la cama, en necesario pensar en las posibles visitas de los primos o amigos. Por esto se recomienda un camarote o una cama auxiliar. Para vestir la cama, un edredón del tono de las paredes será suficiente. No se recomienda usar cubrecamas con motivos saturados con el personaje de moda ni dejarlos por semanas, ya que acumulan polvo y pueden ser prejudiciales para la salud.

Así mismo, es bueno tener una lámpara que sea acorde a la decoración de la habitación sobre la mesa de noche.
Para el área de estudio, lo ideal es servirse de la ventana que es fuente de luz natural. En las noches la lámpara debe tener una caperuza amplia y una tonalidad amarilla, para que pueda ver con claridad. Es necesario tener a disposición una mesa de trabajo donde se sienta cómodo para realizar sus tareas y que disponga de varios cajones para guardar los libros y útiles que usará en casa.