viernes, 12 de febrero de 2010

LA FRAGANCIA ES LO QUE CUENTA Atraiga las miradas con su ‘bouquet’

Perfumes. Todos los aromas nos traen recuerdos; por eso, si quiere que evoquen lo mejor de usted, sepa cómo usar y decidir la fragancia adecuada.

El escoger una fragancia es algo tan importante que no se puede hacer a la ligera, pues debe siempre tenerse en cuenta qué tipo de aromas nos favorecen ante los demás. El Nuevo Siglo decidió hablar con algunos expertos para saber cómo seleccionar la fragancia apropiada y su adecuado uso.
“Adoptar una fragancia para usarla a diario es darnos la oportunidad de permitir que los demás nos identifiquen con ese aroma y debemos recordar que siempre nos recordarán por él y será un olor que nos acompañará durante toda nuestra vida”, dijo la experta en perfumes Diana Carvajal, pues, según ella, elegir una loción, agua de colonia o perfume como tal se trata de una decisión personal que determinará ante los demás un referente permanente que podrá traer a su mente gratos recuerdos de nosotros.

Cómo seleccionar

Nuestras abuelas siempre nos han dicho que el mejor lugar para probar un perfume a la hora de aplicarlo es el interior de la muñeca, y es completamente cierto, ya que por las pulsaciones y el alto calor que se produce en esta parte del cuerpo podemos determinar si esa fragancia nos favorece o no. Lo mismo sucede en la parte interior de las rodillas. La alta temperatura que tienen estas áreas de la anatomía humana, permiten que las fragancias que conforman el producto se desplieguen de manera independiente y de manera rápida. La manera correcta de hacerlo es rociar un poco a una distancia de 4 centímetros y esperar a que el líquido se seque en la piel, porque el perfume al contener alcohol puede llegar a saturar inicialmente.
Es importante tener en cuenta que el perfume o loción que se va a elegir vaya de acuerdo con su personalidad y recordar que es recomendable que solamente se prueben de dos a tres fragancias, para de esta manera evitar una posible confusión y mezcla a la hora de apreciarlos.
Es muy importante que cuando se pida la muestra de un perfume que desee adquirir, sea aplicado en algún lugar del cuerpo que tenga pulso, como las muñecas, en la parte interna del brazo, en el cuello o detrás de las orejas, pues la fragancia no se percibe igual en los aplicadores de cartón que ofrecen en los almacenes ya que en la piel se puede comportar de manera diferente a la deseada, debido a que los aceites que componen estos productos están elaborados para que se puedan apreciar al contacto del calor corporal.

Dónde se aplica

Además de las partes del cuerpo más frecuentes para aplicarse un perfume (muñecas, codos, cuello o escote), también se recomienda tener prendas aromatizadas como un pañuelo, la ropa o el bolso de mano. Muchas fragancias tienden a comportarse de una manera especial y duradera con las prendas que son elaboradas con materias primas poco procesadas como lo es el caso de la lana, el cuero, la seda y el paño.

Tipo de presentaciones

Antes de comprar debemos saber diferenciar los tres tipos de presentación que tienen los productos de las casas más reconocidas de fragancias en el mundo que ofrecen al público.
Eau de Toilette: Es la presentación más económica, pues en su composición contiene una mayor concentración de alcohol y un menor porcentaje de la esencia del perfume.
Eau de Parfum: En este tipo de loción, se encuentra una mayor cantidad de aceites de la esencia del perfume, razón por la cual su presentación es un poco más espesa y concentrada que el Eau de Toliette.
Parfum: Muy pocas casas de fragancias ofrecen al público este tipo de presentaciones por su alto costo a la hora de comercializarlo, ya que el "Parfum" suele ser la presentación pura de la esencia del perfume.

Cómo diferenciar entre alta o baja calidad

Los perfumes de baja calidad se pueden distinguir por su textura áspera, con un olor algo metálico y amargo o también porque su presentación es muy grasosa y la piel no la asimila fácilmente. Estas fragancias pueden ofrecer un aroma agrio o viejo, y más si se percibe fuertemente la presencia del alcohol. Esto sucede cuando la fragancia es fabricada con poca esencia o esta es demasiado débil.
Para cuidar el perfume, se recomienda mantenerlo en un lugar fresco alejado de la luz del sol, ya que estos elementos pueden evaporar el producto y dañar su aroma.

Clases de aromas

Las fragancias se encuentran agrupadas en grupos específicas por medio de los cuales los perfumeros pueden elaborar nuestras lociones preferidas. Cada una de estas clasificaciones tiene características únicas. Por lo general las bases que se utilizan para elaborar fragancias femeninas son las siguientes:
Floral: Pueden tener en su esencia, notas de rosa, jazmín, ylang-ylang, violeta y lirios del valle, acentuados con aromas frutales como mandarina, coco, durazno o maracuyá, así como esencia de ámbar, clavo, vainilla, heliotropos y madera de cedro.
Chipre: Ofrecen un contraste entre olores a cedro y cítricos, aunque se pueden usar otras clases de maderas como el ámbar y patchulí.
Oriental: Elaborado a base de ámbar, patchulí, musgo, madera, vainilla, clavo, canela y resinas, que se armonizan con frutas y flores exóticas.
Aldehydic: Contiene un ramillete de aldehídos (imitaciones de esencias naturales) que incluye aromas a sándalo, violetas y esencias florales, en las que predominan las rosas.
En las fragancias masculinas, podemos encontrar frecuentemente este tipo de aceites y elementos:
Aromatic: Compuestos a base de almizcle, semillas de anís, lima, musgo de cedro, madera de sándalo, salvia, junípero, romero, coriandro, cedro, artemisa, flor de naranjo, vetyver y jazmín.
Citrus: Estos perfumes contienen notas de limón y toronja mezcladas con tonos más complejos como musgo de roble, ámbar, sándalo y almizcle. Estos aromas, en su intermedio, contienen esencias de lirios, vetyver, clavel y madera de sándalo.
Chipre: Esta familia de fragancias para caballero está formada por una base de patchulí, incienso, vetyver, almizcle, musgo de roble, algalia y ámbar gris, acentuada con coriandro, rosas, canela, jazmín, clavo, romero, hierbas silvestres y armoise.
Woody: Compuesta por sándalo, limón, hierbabuena, madera de sándalo, vetyver y madera de cedro, combinados con notas florales.
Oriental: Es una mezcla exótica y rica, que incluye vainilla, patchulí, ámbar y madera de sándalo. Se enfatiza su fragancia con toques de limón, sándalo y lavanda suave.