viernes, 12 de febrero de 2010

LO ÚLTIMO EN ACCESORIOS Las piedras volcánicas ahora en la joyería artesanal

Formas, colores y texturas se combinan en una creación exclusiva en la que los anillos, aretes, gargantillas y mancornas se destacan por su simpleza y armonía

ELEGANCIA, exclusividad y mucha química surgen entre la piel femenina y las joyas artesanales. Ahora los quilates no son los únicos que coquetean con las camisetas y los vestidos. Las piedras naturales combinadas con metales se imponen y pisan fuerte en el mercado nacional y extranjero.

Carolina Arbeláez es una de las diseñadoras colombianas que desde hace algunos años viene innovando en la creación de joyas hechas a mano, plasmando en ellas formas y colores en una combinación entre el metal y las piedras, que le dan un aire sencillo pero elegante a cada uno de sus diseños.

“Toda la vida he sido amante de los accesorios y por ello, me dediqué a estudiar joyería, formas y texturas. Desde entonces, comencé a elaborarlas yo misma y empecé por los anillos, también uso piedras y de hay nacen muchos diseños”, señala Arbeláez.

Entre sus creaciones predominan el oro, la plata y las piedras naturales de muchos colores trabajadas sin molde, por lo cual todas sus joyas son exclusivas, rescatando la parte artesanal que es lo que más gusta entre los clientes.

“Generalmente las personas a la hora de comprar tienen muy en cuenta el diseño y el hecho de que sean piezas únicas y por ello, trabajo bastante para que queden muy bien terminadas y no se vean como una joya barata y simple, pero tampoco demasiado costosa. Siempre mantengo el equilibrio”, asegura Arbeláez.

Los anillos, aretes, gargantillas y mancuernas se destacan entre sus trabajos. Esta diseñadora todo lo elabora a partir del fundido. “Utilizo plata en bruto y después le hago la aleación para fundir y buscar la forma que yo quiera”, comenta.

Las creaciones de Carolina Arbeláez son elaboradas para jóvenes y señoras que buscan joyería artesanal. La diseñadora asegura que lo más vendido en el país es la plata, no sólo por su belleza y estética sino por seguridad y costo.

“Siempre que vendo mis joyas asesoro a mi cliente, analizo la forma de su rostro si es en cuestión de aretes, o para los anillos siempre tengo en cuenta el tamaño de las manos y de acuerdo a ello, le aconsejo que diseño le queda mejor, pero finalmente es él quien escoge lo que quiere usar y yo siempre lo satisfago de acuerdo a sus necesidades”, explica la diseñadora colombiana.

Las texturas, colores y formas se mezclan en una creación exclusiva de joyas que se pueden utilizar con cualquier prenda formal o informal, logrando un complemento ideal para proyectar la imagen propia y única de quien las luce.

“Mi inspiración es mi propio estilo, me gusta que sea sencillo pero moderno todo lo combino y manejo muy bien los colores desde los cafés hasta los más fuertes como los morados, fucsias y azules”, agrega Arbelaez.

Talento para exportar

Dada la exclusividad artesanal que maneja Arbeláez en sus diseños, algunos compradores mexicanos, puertorriqueños y norteamericanos importan sus trabajos por lo cual, muchas de sus colecciones además de venderse en Colombia tienen gran acogida en estos países.

“En el exterior lo que más les ha gustado es la plata. Por ejemplo, en Estados Unidos no tienen problemas en usar el oro por costo o seguridad, sin embargo, este metal les llama mucho la atención porque lo ven más artesanal, más latino y eso gusta bastante”, asegura.

En la próxima colección, Carolina Arbeláez sacará cuarzos, realizando una mezcla con todo tipo de piedras naturales destacando las amatistas y las ágatas, para que los clientes continúen deleitándose con los trabajos exclusivos de la joven diseñadora que ya ha franqueado fronteras llegando a los exigentes mercados extranjeros.