viernes, 12 de febrero de 2010

TALENTO CRIOLLO DE EXPORTACIÓN Sánchez Lalinde, el maestro de la obra lúdica

Sus creaciones elementales, modulares y universales han sido apreciadas en varios países de Medio Oriente y América Latina

RODOLFO Sánchez Lalinde se ha destacado en el campo de las artes plásticas colombianas por el manejo de la abstracción dentro del arte pictórico de sus cuadros, la mayoría de ellos realizados en gran formato. De igual forma, el minimalismo que maneja en sus esculturas se ha convertido en otro factor de éxito de este talento colombiano, cuyo trabajo ha trascendido fronteras.

Para conocer un poco más de su obra, de sus fuentes de inspiración, su trayectoria y su propuesta artística, EL NUEVO SIGLO habló con él.

EL NUEVO SIGLO: ¿Cuándo nace la pasión por pintar y esculpir?
RODOLFO SÁNCHEZ. A la edad de 7 años participé en un concurso de pintura por la Paz al Aire Libre en la Plaza de Bolívar, junto a cientos de niños, donde realizábamos pinturas en papel. Al final, una señora se acerca a mí, muy dulce, y me pregunta sobre el significado de mi trabajo. Luego, al momento de la premiación, tuve mi primer deja-vù, sabía que sería galardonado. Fue en ese momento inexplicable cuando me inicié en la pintura. Casi paralelamente fue mi incursión en la escultura cuando descubrí, como algo mágico, que arrastraba una casita plana a sus tres dimensiones con tan sólo trazar otra línea, la de profundidad.

E.N.S: Usted ha manejado las especialidades pintura y escultura, ¿con cuál se siente más identificado?
R.S.: He trabajado e investigado los diferentes posibilidades experimentales y de procedimiento que tiene cada material, y así logre determinar qué aplicación es la más adecuada dentro de la propuesta artística. Cada uno es un lenguaje diferente, pero los he identificado por un concepto, una dinámica y una filosofía común, la del “menos es más”, la de la obra abierta y lúdica. Para mí realmente ambas transcurren como un juego transitorio, en el que parece hay una regla: que son diferentes pero inseparables.

E.N.S: ¿Qué estilo pictórico y el escultórico siente usted, lo representa?
R.S: El pictórico es el de la abstracción y el escultórico es el conceptual, el minimalismo.

E.N.S: ¿Cuál es la musa que lo inspira en sus creaciones?
R.S: La imagen que se va develando, que se va descubriendo por sí misma, poco a poco capa tras capa, plano tras plano.

E.N.S: ¿Cómo define su obra en la actualidad?
R.S: Como un juego transitorio, como la lúdica entre lo permanente y lo efímero, como el lenguaje entre lo perceptible y lo imperceptible, como la búsqueda entre los cambios de las dimensiones, como un recreo en medio de planos y elementos básicos que se muestran múltiples y como espacios de una obra abierta y habitable.

E.N.S: ¿Qué elementos destaca de su última exposición?
R.S: En pintura, una gira individual organizada por la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores, en el marco del Plan de Promoción de Colombia en el exterior, me permitió presentar una obra en el espacio museístico de varios países en el Medio Oriente. Así mismo, presenté mis creaciones en la ciudad argentina de La Plata donde pude ver cómo el público se sentía identificado con la obra, constatando su carácter universal, ya que puede tener múltiples lecturas y apuntar a un acercamiento con diferentes culturas.
En el campo de la escultura participé en la Colección Villacero que fue presentada en el Museo de Arte contemporáneo de Monterrey, México. En esta muestra participé con maestros como Anthony Caro (Inglaterra), Gilberto Salvador (Brasil), Francisco Gacitúa (Chile), y Piotr Twardowski (Polonia).

E.N.S: ¿Qué artistas considera han influido durante su carrera?
R.S: Miguel Ángel Buonarroti, Kandinsky, Mondrian, Oteiza, Beuys, Donald Judd, y Francesc Toorres.

E.N.S: ¿Qué es lo más importante a tenerse en cuenta en la creación de una obra de arte?
R.S: Que sea creativa, que siga una filosofía y una razón de ser.