jueves, 20 de mayo de 2010

CUANDO EL HUMOR HACE VER LOS ERRORES DEL PERIODISMO Ángel Martín Y Dani Mateo y su parodia a la realidad iberoamericana



Por Ángela María Calderón
Periodista de EL NUEVO SIGLO

Al mejor estilo de Santiago Moure y Martín de Francisco, dos jóvenes españoles revolucionan la crítica televisiva española por medio de la sátira

ÁNGEL MARTÍN y Dani Mateo hacen ver -a diario- a los profesionales de la información todos los errores que cometen a la hora de transmitir las noticias a la comunidad. Por medio del programa Se lo que hicisteis, estos dos humoristas se ríen de sí mismos y de la actualidad española, llegando así a convertirse en dos referentes de la escena del humor en la actualidad.

EL NUEVO SIGLO hablo con ellos en exclusiva para conocer un poco más de su visión sobre el periodismo, sus planes fuera de las cámaras y las actividades que llevan a cabo de manera paralela con su carrera televisiva.

EL NUEVO SIGLO: ¿Cuáles fueron sus comienzos como humoristas?

ÁNGEL MARTIN: El día que me presenté con un traje cruzado color pistacho en octavo de bachillerato fue, sin saberlo, mi primer paso hacia la comedia. A pesar de que no era mí intención, conseguí que todo el mundo (profesores incluidos) se rieran de mí. Me encantaría pensar que se reían conmigo pero no es cierto. Ese día se rieron de mí.

DANI MATEO: Fueron… ¿Humildes? No. Tristes sería la palabra más adecuada. Yo trabajaba en bares dónde la gente quería hacer de todo menos escucharme. Allí aprendí buenos trucos para llamar la atención y también para esquivar botellazos.

E.N.S: ¿Que ha sido lo más difícil de enfrentar en cuanto al manejo de humor se refiere?

A.M: El hecho de no saber a quién te diriges. Hacer humor en televisión es complicado -a mi parecer- ya que no sabes quién te está viendo. Nuestro programa, a pesar de no tener muchísima audiencia, tiene cerca de un millón de personas que nos ven cada día. De ese millón, sólo conozco personalmente a unos diez. Sé lo que puede hacerles gracia a ellos pero no sé qué puede divertir al resto. Sin embargo, cuando hago “Stand Up” (en España lo llamamos “monólogos”) es un poco más sencillo porque la respuesta del público es inmediata y se puede intuir por dónde seguir el espectáculo.

D.M: Quizá lo más difícil es caer bien. Ser gracioso es relativamente fácil si se le dedica el tiempo y el esfuerzo suficiente. Todos podemos serlo, al menos una vez. Pero caer en gracia…Eso ya es una lotería.

E.N.S: ¿Cuáles son las cualidades o cosas más importantes que se deben tener en cuenta para hacer humor?

A.M: Creo que lo más importante es saber distinguir el humor del mal gusto.

D.M: Yo no creo que ninguno de los que nos dedicamos a esto pensemos mucho a qué género de humor nos queremos dedicar. Ni siquiera creo que pensemos mucho… A secas. Tú intentas hacer reír con todos los recursos qué dispones y son otros los que te etiquetan.

E.N.S: ¿Cuál es la proyección que piensan darle a su profesión?

A.M: En España ser cómico es diferente a ser cómico en los Estados Unidos, ya que los cómicos que empiezan haciendo “Stand UP”, pueden acabar actuando en programas como “SNL” (Saturday Nigth Live) para después hacer sus propios proyectos. En España, por el contrario, los cómicos que hacen “Stan Up” pueden terminar haciendo lo mismo. En mi país es muy difícil que un grupo de cómicos tengan la posibilidad de juntarse y crear algo. Envidio a gente como Judd Apatow, Ben Stiller, Seth Rogen, Adam Sandler… Aseguro que ellos acá, en España, no habrían conseguido sacar adelante ni la mitad de sus proyectos. Habrá que intentar cambiar eso aquí, ¿no?

D.M: Con no salir proyectado por la misma puerta por la que entré me conformo. Hasta entonces seguiré haciendo lo mejor que puedo con todo lo que me propongan. Espero, eso sí, no bajarme del escenario.

E.N.S: ¿Hasta el momento han actuado de manera individual, han pensado en alguna vez trabajar juntos en un monologo?

A.M: Hemos actuado juntos muchas veces. No con un espectáculo pensado especialmente para eso. Pero muchas veces lo hemos hecho incluso después de la presentación.

D.M: Como bien dice Ángel hemos actuado muchas veces juntos, lo que pasa es que también es bonito hacer cosas por separado. Más que nada por tener algo de qué hablar ¿no? Madre mía, parecemos una pareja de hecho.

E.N.S: ¿Qué le podrían aconsejar a una persona que está comenzando a ser humorista?

A.M: Las bromas no son como tus hijos. Si un hijo te sale mal, tienes que quedártelo. Si una broma te sale mal, ponle las maletas en la puerta y cambia la cerradura.

D.M: Que lo intente. No es un camino sin retorno. Se trata de empezar sin dejar de hacer otras cosas. Uno puede ser oficinista de día y cómico de noche. Y si la suerte, que es una amante promiscua y caprichosa, decide cogerte del brazo, déjate llevar. Si no, siempre puedes volver a la oficina y tenerlo como hobbie. Es mejor pasar las noches actuando en bares que apedreando gatos.

E.N.S: La televisión española se caracteriza por tener muchos programas del corazón, un fenómeno que no es muy común en la televisión latinoamericana ¿Cuáles creen que son los factores que producen dicho fenómeno periodístico?

A.M: Ustedes no tienen programas del corazón porque tienen las telenovelas y con eso creo que es suficiente. Si después de una novela pusieran un programa del corazón, el cerebro humano podría estallar. En España somos muy chismosos. Nos encanta saber qué hacen los demás en todo momento. Lo necesitamos. Es más… si a muchos matrimonios que acaban de tener un hijo, el médico le preguntara: “¿Qué prefieren: que les demos a su hijo o saber que está pasando en la habitación de al lado?”, te aseguro que España estaría llena de niños que no tienen padres.

D.M: Es el castigo de Dios por el genocidio de la conquista de América. Ustedes tuvieron a Hernán Cortés y a Francisco Pizarro y nosotros a Víctor Sandoval y a Lidya Lozano.

E.N.S: ¿Qué piensan del hecho que se intente censurar la crítica por medio de la vía legal?

A.M: Cualquier intento de censura resulta despreciable pero cuando ese intento viene de alguien cuya idea del entretenimiento es el insulto, es ridículo y lamentable. Desgraciadamente en España últimamente se recurre a la justicia para las estupideces más grandes que uno se pueda imaginar. Antes, cuando la gente tenía tiempo libre decía: “¿Vamos al cine o damos un paseo?” ahora dicen: “¿Vamos al cine o denunciamos algo?”.

D.M: Opino lo mismo de que se permita el espionaje escudándose en un presunto “interés público”. Es una vergüenza.

E.N.S: Dentro de su trayectoria como humoristas ¿han pensado en hacer una gira por Latinoamérica?

A.M: Nunca ha surgido esa posibilidad. Sería genial y complicado. Cuando uno escribe monólogos lo hace utilizando expresiones o elementos característicos del lugar donde se presenta, así que tendríamos que adaptar muchas de las bromas para que se entendieran en otros países.

D.M: Bueno, digamos que aún me queda aprender un poquito para subirme al Gran Rex y no asustarme, además, un público desconocido siempre da más miedo. Pero me encantaría, la verdad.

E.N.S: ¿Qué mensaje le envían a sus seguidores en Colombia y Latinoamérica?

A.M: Me ha sorprendido saber que teníamos un grupo de seguidores al otro lado del charco, así que tengo un plan para darles las gracias. Voy a coger a un grupo de personas que no tenga nada que hacer. Ahora mismo en España, encontrar a gente sin nada que hacer es sencillo. Tenemos más de cuatro millones de desempleados. Contrataré a esos cuatro millones de personas, iremos al Océano Atlántico cada uno con su pitillo, nos acercaremos a la orilla empezaremos a beber. Cuando el océano esté seco, contrataré unos autobuses que vayan a buscarlos y les traigan aquí para tomarnos juntos unas cervezas. Podría usar aviones, pero seguro que se retrasarían. Les diría que se vayan acercando a la orilla que nosotros ya hemos empezado a beber y la cerveza caliente no vale nada. Gracias por seguirnos.

D.M: Les diría que muchas gracias por seguir a dos personas, a los que no conocen hablando de gente a la que conocen aún menos. Es increíble, la verdad les debemos una visita.


PORTADA Y PAGINAS DIAGRAMADAS DE LA ENTREVISTA A ANGEL MARTIN Y DANI MATEO

AGE1,4,5